Marcahuasi, develando el misterio






Georeferencias y Relaciones entre ciertas estructuras en Marcahuasi



English Version

... Narrativa de Luis Octavio Ruzo, Ph D ...

Georeferencias y Relaciones entre ciertas estructuras en Marcahuasi; Narrativa de Luis Octavio Ruzo, Ph D

El Portal 1 de este sitio (website) "Daniel Ruzo, Historia de un Descubrmiento" describe la historia del descubrimiento de Marcahuasi, así como, las características geológicas de la meseta, vías de acceso y provee información con respecto al pueblo de San Pedro de Casta.

La gran mayoría del público no duda que Marcahuasi es el resultado del trabajo humano, pero, hasta el día de hoy nadie ha presentado evidencia que apoye esta creencia. Es verdad que los impresionantes monumentos son numerosos y situados en un área relativamente pequeña (~4 km cuadrados), lo cual apoya esta hipótesis. El estudio de Marcahuasi es difícil, ya que no existen las fuentes de información más comunes al trabajo arqueológico: no hay entierros ni basurales contemporáneos con los monumentos, tampoco restos orgánicos para obtener fechas a través del carbono catorce. Solamente hay rocas y líquenes.

A través de los últimos setenta años, Marcahuasi ha sido visitada probablemente por cientos de miles de personas. Solamente en el 2015 la comunidad de San Pedro de Casta estima que recibieron a quince mil visitantes. Por lo tanto, es sorprendente que en ningún caso se ha hecho un estudio serio de las relaciones entre las estructuras en la meseta de Marcahuasi, aparte del intento de hacerlo por su descubridor, Daniel Ruzo. No teniendo acceso a la tecnología del GPS, Ruzo utilizó el teodolito para fijar líneas entre los monumentos sin llegar a ninguna conclusión, principalmente por dificultades prácticas y también porque el esfuerzo fue dedicado a los monumentos y no a los marcadores como veremos más adelante.

Si es el caso que existen relaciones geométricas entre ciertas estructuras y marcadores, esto apoyaría la hipótesis sobre la intervención humana en la meseta. Considerando la posibilidad que existan tales relaciones, organizamos dos expediciones a Marcahuasi patrocinadas por ECYART (Asociación para el Estudio de Ciencias y Artes Tradicionales) en Julio 2014 y junio 2016. El trabajo rindió información bastante importante para poder geo-referenciar las estructuras y determinar las «líneas de mirada» (Tabla 1 en PDF) , así como confirmar la composición geológica (Portal 1) del material pétreo en la meseta.

En Marcahuasi podemos distinguir un mínimo de cuatro tipos de estructuras de piedra, aparte de las ruinas de cuarteles y chullpas del periodo incaico. Hemos geo-referenciado gran parte de éstas, sobretodo en la zona norte. La Tabla 1 contiene sus coordenadas geográficas, la línea de mira (LDM) y otros datos. Los nombres usados aquí son los que la gente de San Pedro o Daniel Ruzo les ha dado.

1. Monumentos. Estos son los más fácilmente reconocibles y de hecho son los que atraen a los visitantes al lugar. Están esparcidos por toda la meseta, pero en su mayoría están situados en la zona norte. Tales son la Peca Gasha (Monumento a la Humanidad Figuras 1 y 2), el Casco (Figura 3), el Caballero (o Alquimista, Figura 4), el Filósofo (o Cabeza de Pascua, Figura 5), la Llama (Figura 6) y muchas más (Monumentos).

2. Grabados. En este caso se notan ciertas figuras geométricas o grabados artísticos en piedra, sin que estos necesariamente representen personajes. Algunos ejemplos son "El Infiernillo" (Figura 7), "las Mayoralas" (Figura 8), "las paredes del anfiteatro" (Figura 9), "la piedra rayada" (Figura 10) y "el cuadriculado" (Figura 11). (Grabados)

3. Dólmenes. Estas son piedras de diversos tamaños recostadas unas encima o al lado de otras como "el chullo del indio" (Figura 12), "el hombre junto al cerro de las miradas" (Figuras 13 y 14), "el zapato" (Figura 15) y "el dolmen en el anfiteatro" (Figuras 16 y 17). (Dolmenes)

4. Marcadores. Estas piedras son algo difíciles de definir. Generalmente polimórficas, de menos de dos metros de alto, situadas a menudo muy cerca a monumentos y aparentan estar cementadas al suelo de piedra. Se caracterizan justamente en que no se parecen entre sí y designarlas como algo especial parece arbitrario, excepto cuando obtenemos sus datos geo-referenciales como se discute más adelante. Las Figuras 18-24 representan respectivamente a los marcadores M-1-M-6 y M-10. Enfoquemos la zona norte de la meseta, la más estudiada y la que contiene la gran mayoría de monumentos, grabados, dólmenes y marcadores. (Marcadores)

En la proximidad de la "Peca Gasha" (Figuras 1 y 2) se encuentran "el altar norte" (Figura 25), "el león africano" (Figura 26) y "cara cortada" (scar face, Figura 27), así como un mínimo de siete marcadores (M-1 al M-6 y M-10). Una mirada rápida a los ángulos de líneas de mira inmediatamente nos indica algo que difícilmente puede ser coincidencia: en la Tabla 1 (en formato PDF) se ve que más del 30% de las estructuras que poseen línea de mira está dada en ángulos múltiples de 90 grados! Algunas (Infiernillo) están orientadas exactamente de 0 (Sur) a 360 (norte) grados!! El circulo de 360 grados que usamos hacen siglos para representar coordenadas geográficas pudo haber sido usado también en la meseta.

Usando los datos de la expedición del 2014 (Tabla 1) y usando GoogleEarth, lo primero que salta a la vista al inspeccionar las coordenadas geográficas de los marcadores es que M-3, M-4 y M-5 perfectamente describen una línea recta. Así sucede también con los puntos Altar Norte- Media Roca (half rock)-M-3, M-2, cara cortada (scar face) y Turbante (M-6) (Ver Relaciones - Figura 28). Luego vemos otras líneas: León- M-4 y M-2; M-3, M-1 y Peca Gasha; M-5, M-1 y Turbante (M-6); y finalmente Altar Norte-M-4 y M-1. Son varias líneas rectas compuestas de tres a seis puntos que intersectan como se indica en la (Ver Relaciones - Figura 28). El marcador M-4 parece ser el punto con más cruces. Pensando sobre el significado de tal descubrimiento nos acordamos de la teoría propuesta por Robert Bauval (ver Bibliografía), en la que las tres pirámides principales en Giza representan a las tres estrellas que constituyen el cinturón de Orión, la constelación del cazador en los cielos, también llamadas comúnmente las Tres Marías. Sabemos que en todas las culturas antiguas que conocemos se prestaba gran atención a los sucesos en el cielo, ya fuera con el simple fin de organizar un calendario agrícola o de poder predecir una catástrofe. Quizá esta última razón es la más importante como lo describe W. Sullivan (Bibliografía).

Sería posible que, en Marcahuasi, a cuatro mil metros sobre el mar, una cultura antiquísima hubiera querido plasmar las estrellas sobre el suelo de la meseta? Después de varios intentos en relacionar constelaciones conocidas y visibles en el hemisferio sur, encontramos que sí hay una relación casi exacta entre las estructuras de la zona norte y una de las más conocidas e importantes constelaciones – la llamada Pléyades o las Siete Hermanas que juega un importantísimo papel en mitologías tan variadas como la griega y la Zuni (Nuevo México) (ver Bibliografía).

Las estrellas citadas son identificadas con sus nombres griegos y su magnitud (número más bajo representa mayor brillantez). Con los datos de la expedición de 2014 se pueden claramente asignar cuatro de las estrellas más brillantes en orden de brillo descendiente:

Marcador M-4 = Alcione (2.9)
Marcador M-1 (muy cerca a Peca Gasha) = Atlas (3.6)
Altar Norte = Electra (3.7)
León Africano = Merope (4.2).

Las Figuras 29 y 30 representan los puntos citados en Marcahuasi superpuestos a dos imágenes de las estrellas Pléyades vistas de ángulos opuestos (norte y sur). Por lo tanto, dado que son cinco las estrellas que se pueden ver claramente sin telescopio nos faltaba Maya (de magnitud 3.9) ya que Teygeta raramente se distingue y Asterope y Coeleno no son visibles sin instrumentos. Maya debía estar en la zona suroeste en línea con Alcyone (M-4), M-3 y M-5, esta parte de la meseta no fue geo-referenciada en la expedición del 2014. En 2016 obtuvimos los datos necesarios para identificar a Maya con el marcador M-10 (Figura 31) Tabla 1 (Formato PDF) .

Teniendo en cuenta la gran variedad de monumentos, grabados y dólmenes que se encuentran en la meseta, las relaciones entre los marcadores y su representación de una constelación importante, así como las coordenadas de muchas líneas de mira basadas en la división exacta del circulo de 360 grados, podemos afirmar que: este estudio preliminar provee la evidencia suficiente para apoyar la hipótesis que las estructuras en Marcahuasi reflejan la intervención de una cultura humana muy antigua de la cual no se sabe nada hasta el momento .

Títulos y comentarios sobre las Figuras:

Figura 1. Peca Gasha o Monumento a la Humanidad La Peca Gasha, (traducida como «cabeza del callejón»), es una roca imponente que efectivamente se ve inmediatamente después de haber trepado el «camino corto», que también es estrecho, en la parte norte de la meseta. Daniel Ruzo identifico un mínimo de catorce caras reflejadas en la piedra. Esta fotografía tomada del oeste a principios de julio de 1986 refleja tres personajes bastante obvios. El más importante mira hacia el sur (derecha) con línea de mira de 180 grados (Tabla 1 abajo de este artículo), exactamente la mitad del círculo.

El ojo se forma perfectamente con la luz/sombra a partir de mediodía. Dos personajes miran al norte, el más grande con nariz enorme y una grieta transversal que forma los ojos (en la obscuridad en esta foto). La cabeza del personaje menor (parado) la constituye la gran nariz curva. --> Ver ahora!

Figura 2. Peca Gasha fotografiada del lado este : Aquí se ven tres cabezas de tamaños diferentes y una cara grabada en la mejilla de la cabeza mayor. También se nota un ave con las alas extendidas formada por la sombra. La fotografía data de fines de diciembre de 1978. Hay gran variabilidad en las imágenes con la luz y las estaciones. --> Ver ahora!

Figura 3. El Casco Guerrero El casco es obvio y presenta el detalle de la línea de separación con la cabeza que lo luce. Su mirada está orientada al sur con línea de mira de exactamente 90 grados (Tabla 1), la cuarta parte del círculo. Está situado cerca a la brecha principal de la meseta, denominada Anfiteatro.
En todas las estaciones la figura luce igual. --> Ver ahora!

Figura 4a y 4b . El Caballero Esta cara presenta una línea de mira (Tabla 1) hacia el norte (315 grados o 7/8 del circulo). La nariz la define, los ojos están en la obscuridad pero el mentón, oreja y gorro o casco son evidentes. Está muy cerca al precipicio del lado oeste. Existen muchas fotos del Caballero en diferentes épocas del año sin gran diferencia y siempre visible. --> Ver ahora!

Figura 5. El Filosofo Al borde del precipicio en el lado oeste, este personaje ha sido llamado el Filósofo, pero también «cabeza de isla de Pascua» (a las que se asemeja).

Esta foto fue tomada a fines de diciembre de 2001 antes de mediodía. La figura representa una cabeza alargada de nariz filuda y mentón prominente, luce un gorro. Su línea de mira es 360 grados hacia el norte (Tabla1). --> Ver ahora!

Figura 6. La Llama es en realidad parte de un grupo de esculturas muy complejo. Su línea de mira es de 270 grados al oeste (Tabla 1). Se encuentra cerca a la Peca Gasha y al marcador/asiento M-5. --> Ver ahora!

Figura 7. El Infiernillo Esta es una zanja de piedra de ~15 metros de largo, más de un metro de ancho y probablemente 5-10 metros de profundidad.

Su línea apunta al sur (360 grados) y norte (0 grados) (Tabla 1). Las tradiciones del pueblo de San Pedro le atribuyen propiedades mágicas, sobretodo con respecto a las personas que bajan a su fondo y regresan «cambiados» a la superficie. --> Ver ahora!

Figuras 8a y 8b. Las Mayoralas Este grupo de esculturas se supone representa a un grupo de doncellas bailando durante uno de los festejos del pueblo. La primera foto fue tomada por Daniel Ruzo en los 1950s a través de un filtro verde.

La segunda foto representa a una piedra que se asemeja a una lechuza justo en frente de las Mayoralas que parece ser esculpida y también puede representar un marcador. Sus datos georreferénciales se dan en la Tabla 1. --> Ver ahora!

Figura 9. Pared Norte del Anfiteatro --> Ver ahora!

Figura 10. Piedra Rayada Existen muchos ejemplos de este tipo de piedra. No tenemos una hipótesis para su existencia. --> Ver ahora!

Figura 11. El Cuadriculado Se encuentra este grabado sobre el cuello, (bajo la barba), de la Peca Gasha mirando del oeste. Está constituido por ocho secciones dentro del tablero cuadriculado. El símbolo del cuadriculado representa el espacio en dos dimensiones. Parece haber sido hecho perforando la roca para obtener pequeños hoyos cuya sombra en determinadas ocasiones traza la figura que vemos. Aunque los elementos han erosionado la piedra la figura ha sobrevivido. No hemos encontrado cosa parecida en la meseta. --> Ver ahora!

Figura 12 Cabeza del Indio (con detalle del dolmen que constituye el chullo) --> Ver ahora!

Figuras 13a – 13e. Cerro de las Miradas El Cerro de las Miradas, una roca enorme que se parece a un buque, situado en la parte sur de la meseta cercano a la Fortaleza y la laguna CachuCachu (Tabla 1) fue nombrado tal porque en el convergen tres líneas de mira: el hombre de las Figuras 13a y 13b, una mujer al lado opuesto (Figura 13c), el cerro con el hombre y mujer apenas visibles a los costados en la parte posterior (Figura 13d) y la cabeza de un perro a la izquierda en Figura 13e. Fotos de agosto 2003. --> Ver ahora!

Figura 14. El Dolmen cerca al Cerro de las Miradas Nótese que a su izquierda esta el hombre de las Figuras 13a y 13b. --> Ver ahora!

Figura 15. El Zapato Esta pieza está muy cerca del Filósofo (Tabla 1) sobre el precipicio del lado oeste. Da la apariencia de una piedra en forma de zapato cementada a su base. Tiene una línea de mira de 360 grados norte basada en la dirección que indica la punta del «zapato». Foto de Julio 1986. --> Ver ahora!

Figuras 16a y 16b. Dolmen en el Anfiteatro --> Ver ahora!

Figuras 17a y 17b. Asiento de Dos Conos y Casco en Santa Maria En la Figura 17a se ve el asiento de dos conos y en la distancia (izquierda) el casco en la zona llamada Santa Maria. En la Figura 17b esta el Casco cuya cara no es visible y su ojo es una ranura en la piedra apenas visible, mirando hacia el suroeste (315 grados o 7/8 del círculo, Tabla 1). Fotos de Julio 2014. --> Ver ahora!

Figura 18. Marcador M-1 Este marcador aparenta ser una cabeza y mira hacia la Peca Gasha (Tabla 1). Nótese que está cubierto con líquenes rojos, similar a varios de los otros marcadores, y que reposa sobre el suelo de piedra. M-1 corresponde a la estrella Atlas de las Pléyades (Figuras 29-31). Foto de junio 2014. --> Ver ahora!

Figuras 19a y 19b. Marcador M-2 M-2 es una roca polimórfica que se encuentra muy cerca en frente de la cara cortada (Tabla 1). Como M-1 también reposa sobre un suelo de piedra. Fotos de Julio 2014 y junio 2016. --> Ver ahora!

Figura 20. Marcador M-3 Si se considera como una cabeza con los ojos en la parte enegrecida tiene una línea de mira de 90 grados este. También se encuentra sobre suelo de piedra. Foto de Julio 2014. --> Ver ahora!

Figura 21. Marcador M-4 Este marcador parece estar compuesto de varias cabezas muy erosionadas. Las dos piedras superpuestas han sido colocadas recientemente en los últimos veinte años. Se repite el suelo de piedra. M-4 corresponde a la estrella Alcyone de las Pléyades (ver Figuras 29-31). Varias líneas convergen en esta estructura. Foto de junio 2016. --> Ver ahora!

Figuras 22a-22c. Marcador M-5 Este marcador luce un asiento con línea de mira de 45 grados noreste (Figura 22b, Tabla 1) y una cara mirando al lado opuesto (Figura 22c). --> Ver ahora!

Figuras 23a y 23b El Turbante (Marcador M-6) Esta pieza parece ser la combinación de dos piedras. Una es la cabeza del personaje y la más grande, casi redonda, su sombrero o turbante. Su línea de mira es al suroeste (225 grados o 5/8 del círculo, Tabla 1). --> Ver ahora!

Figuras 24a-c. Marcador M-10 Fotos de M-10 tomadas de distintas direcciones. M-10 corresponde a la estrella Maya en las Pléyades (Figuras 29-31). Foto de julio 2016. --> Ver ahora!

Figura 25. El Altar Norte (Tabla 1) esta constituido por una piedra pulida y plana a cuyos lados se distinguen personajes o esculturas hechas en la misma roca. El altar corresponde a la estrella Electra de las Pléyades (Figuras 29-31). --> Ver ahora!

Figura 26. León africano, El león (Tabla 1) en el lado norte de la meseta se denomina «africano» para distinguirlo de otro león que se encuentra en la zona de Santa Maria.

Esta estructura corresponde a la estrella Marope de las Pléyades (Figuras 29-31). --> Ver ahora!

Figura 27. Cara cortada Esta estructura da la impresión de ser una cabeza con cortes profundos en las mejillas. Esta justo detrás de M-2. --> Ver ahora!

Figura 28. Relaciones entre las estructuras y marcadores del lado norte de la meseta. --> Ver ahora!

Figura 29. Primera asignación de estructuras y marcadores a estrellas de la constelación Pléyades --> Ver ahora!

Figura 30. Las Pléyades vistas del ángulo opuesto. --> Ver ahora!

Figura 31. Asignación de estructuras y marcadores a estrellas de las Pléyades después de haber identificado M-10 con Maya --> Ver ahora! .

Bibliografía Wikipedia – Teoría de la Correlación Orion-Piramides The Orion correlation theory was first put forward by Robert Bauval in 1983. One night, while working in Saudi Arabia, he took his family and a friend's family up into the sand dunes of the Arabian desert for a camping expedition. His friend pointed out Orion, and mentioned that Mintaka, the dimmest and most westerly of the stars making up Orion's belt, was offset slightly from the others. Bauval then made a connection between the layout of the three main stars in Orion's belt and the layout of the three main pyramids in the Giza pyramid complex. He published this idea in 1989 in the journal Discussions in Egyptology, volume 13. The idea has been further expounded by Bauval in collaboration with Adrian Gilbert (The Orion Mystery, 1994) and Graham Hancock (Keeper of Genesis, 1996), as well as in their separate publications. The basis of this theory concerns the proposition that the relative positions of three main Ancient Egyptian pyramids on the Giza plateau are (by design) correlated with the relative positions of the three stars in the constellation of Orion which make up Orion's Belt— as these stars appeared in 10,000 BC. Their initial claims regarding the alignment of the Giza pyramids with Orion ("…the three pyramids were a terrestrial map of the three stars of Orion's belt"—Hancock's Fingerprints of the Gods, 1995, p. 375) are later joined with speculation about the age of the Great Sphinx (Hancock and Bauval, Keeper of Genesis, published 1996, and in 1997 in the U.S. as The Message of the Sphinx). According to these works, the Great Sphinx was constructed c. 10,500 BC (Upper Paleolithic), and its lion-shape is maintained to be a definitive reference to the constellation of Leo. Furthermore, the orientation and dispositions of the Sphinx, the Giza pyramids and the Nile River relative to one another on the ground is put forward as an accurate reflection or "map" of the constellations of Leo, Orion (specifically, Orion's Belt) and the Milky Way respectively. As Hancock puts it in 1998's The Mars Mystery [8] (co-authored with Bauval): ...we have demonstrated with a substantial body of evidence that the pattern of stars that is "frozen" on the ground at Giza in the form of the three pyramids and the Sphinx represents the disposition of the constellations of Orion and Leo as they looked at the moment of sunrise on the spring equinox during the astronomical "Age of Leo" (i.e., the epoch in which the Sun was "housed" by Leo on the spring equinox.) Like all precessional ages this was a 2,160-year period. It is generally calculated to have fallen between the Gregorian calendar dates of 10,970 and 8810 BC. (op. cit., p.189) [citation needed] The allusions to dates circa 12,500 years ago are significant to Hancock since this is the era he seeks to assign to the advanced progenitor civilization, now vanished, but which he contends through most of his works had existed and whose advanced technology influenced and shaped the development of the world's known civilizations of antiquity. Egyptology and archaeological science maintain that available evidence indicates that the Giza pyramids were constructed during the Fourth dynasty period (3rd millennium BC [9]), while the exact date of the Great Sphinx is still unclear. Hancock does not dispute the dating evidence for the currently existing pyramids, but instead argues that they may have been an architectural evolution of sites whose origin and cultural significance dated back some eight thousand years before the current monuments were built —since the Orion correlation theory claims they are oriented that way—which, it is implied, provides further evidence for the influence of astronomical, mathematical, and historical knowledge that might not have been passed down to the pyramids’ builders. Wikipedia - Las Pleyades Pleiades as calendar, in history and in modern science. Historically, the Pleiades have served as a calendar for many civilizations. The Greek name “Pleiades” probably means “to sail.” In the ancient Mediterranean world, the day that the Pleaides cluster first appeared in the morning sky before sunrise announced the opening of the navigation season. The modern-day festival of Halloween originates from an old Druid rite that coincided with the midnight culmination of the Pleiades cluster. It was believed that the veil dividing the living from the dead is at its thinnest when the Pleaides culminates – reaches its highest point in the sky – at midnight. On a lighter note, the Zuni of New Mexico call the Pleiades the “Seed Stars,” because this cluster’s disappearance in the evening sky every spring signals the seed-planting season. In both myth and science, the Pleiades are considered to be sibling stars. Modern astronomers say the Pleiades stars were born from the same cloud of gas and dust some 100 million years ago. This gravitationally bound cluster of several hundred stars looms some 430 light-years distant, and these sibling stars drift through space together at about 25 miles per second. Many of these Pleiades stars shine hundreds of times more brightly than our sun. Sullivan, William. The Secret of the Incas: Myth, Astronomy and the War Against Time (Crown Publishers), 1996

Tabla 1

Tabla 2

Visite nuestras secciones

El equipo más experimentado y conocedor de Marcahuasi.


Daniel Ruzo; Historia de un Descubrimiento

La historia completa del Descubridor de Marcahuasi
Fotos Históricas Originales

Ver ahora!



Imágenes - Multimedia


Todo lo que quieras ver sobre Marcahuasi
Arte Monumental

Ver ahora!

Marcahuasi y el Cosmos

Develando al fin el misterio
Evidencia científica

Ver ahora!